martes, 27 de enero de 2009

Mi larga espera...mi año amargo...

Y ya va a hacer un año, un largo año desde que la virgen me diera la oportunidad de pasearla por Sevilla, el año en el que cumplí uno de mis sueños, sacar pasos con los que para mi son los mejores capataces. Esa reina del Domingo de Ramos, la niña de San Roque, la reina de la Puerta Osario, esa que regala Esperanza con su bendita Gracia. Y que decir, que decir de Victoria, esa señora que vive en la fabrica de tabacos, que para mi significa mucho y que el año pasado me dijo que queria verme debajo de ella, verme paseandola por la calle Arfe, y llevarla a las entrañas de Sevilla... Pero fijate lo que son las cosas, y lo que pueden cambiar de un año para otro, y es que como bien dice el dicho nunca llueve a gusto de todos, y que dicho, no falla, pero es asi, y es que este año la virgen me ha mandao un carta desde el cielo, y me ha dicho que este año no quiere que la pasee, que quiere que la mire desde fuera y que quiere verme tó el camino mirandola a la cara, que este año va a ir mas bella que nunca y que tengo que mimarla pero con mis ojos... pero tambien, señores, me mando una carta esta mañana y me dijo que los buenos siempre volvian, que su hijo a los buenos siempre les devolvia lo que algun que otro malo les quito y que mi sitio es otro y no el que ocupare este año...Yo a la virgen le dije que ella es la que mandaba, que aqui me tenia, a su disposicion, que mi pena se convertiria en esa Esperanza de recuperacion y en Victoria cuando vuelva, cuando vuelva a mi sitio, con mi gente, y llevandola como siempre, con todo mi corazón....